10 de junio de 2013

Temporada de descanso

Últimamente, me noto cansada, muy cansada. No sé si será el estrés, si me faltan vitaminas o si necesito que me dé el sol después de un invierno y una primavera muy lluviosos, pero el cuerpo me pide descansar. 
Además, se me ha juntado con que tengo reformas en casa: en principio solo íbamos a pintar unas paredes, pero la cosa se ha complicado y ahora ya ni tengo paredes, je, je... así que, ahora mismo tengo mis cosas amontonadas y esparcidas por distintos armarios y cajas por tiempo indefinido. Y coger el ordenador para poder conectarme es casi misión imposible...
Como el verano ya está a la vuelta de la esquina y suele ser una época que entre vacaciones, buen tiempo y demás pues se suele desconectar un poco de la rutina habitual, aprovecho para tomarme un descanso (al menos en cuanto a labores y al blog) en este momento. Os lo comento porque no quiero desaparecer de repente sin deciros nada. 
De modo que cierro por descanso y, como dice, el letrero que he hecho para acompañar la entrada, un poco por vaga también, je,je. Si todo va bien, seguro que a lo largo del verano, encontraré tiempo para dedicarme a la nada más absoluta... y también para hacer alguna cosa nueva... nunca se sabe. 

Nos vemos en septiembre!!

Premio!!

Buena manera de empezar el lunes. Abres el correo y te enteras de que te acaban de dar un premio!!

Este me lo ha concedido Chiqui, de El blog de Chiqui Beneytez, que a su vez, se lo concedió Araceli de Diversión de Tela. ¡¡Muchas gracias!!
Viene con unas normas, pero ahora mismo no tengo tiempo material para ponerme con ellas, ya os lo explicaré mañana pero últimamente las cosas están un poco revueltas por aquí. 

8 de junio de 2013

El círculo de la Puerta de la Muerte

Es curioso, pero teniendo en cuenta lo mucho que me gustan los libros con seres como vampiros, hombre lobos y demás seres fantásticos en general, son muy pocas las novelas fantásticas que he leído. La razón es muy sencilla, esos libros que me gustan suelen estar ambientados en el mundo actual, y esos seres se mezclan con elementos habituales y reconocibles para mí. Sin embargo en la literatura fantástica suele haber un mundo nuevo y primero hay que acostumbrarse a él, a sus normas, a sus seres y después se empieza a disfrutar de la trama. Y esto, a mi vaga interior, no le gusta demasiado.
Por eso, son contadas las ocasiones en que me atrevo con un libro de estos, normalmente cuando viene de una recomendación efusiva de alguien que conozco. Este ha sido el caso, una compañera de trabajo, aficionada a este estilo, me habló tan bien de esta serie de novelas, que hizo que las localizase, empezase a leer y solo pude parar cuando acabé la saga. Me costó un poco habituarme, y el primero y el segundo, los leí con pausas y tranquilamente pero a partir del tercero, fue una espiral en que apenas pude separarme de los libros para saber como continuaba.
Esta vez, no os voy a poner las reseñas de los libros individualmente, porque no os va a ayudar a entender de qué va, o al menos a mí me pasó así. Os dejo las portadas con los títulos en el orden de lectura y un pequeño resumen para ver si os tienta y queréis leerlo este verano.
Margaret Weis & Tracy Hickman: Serie El ciclo de la Puerta de la Muerte.

Un mundo en guerra, donde conviven seres como elfos, enanos y humanos. A la cabeza está la raza de los sartán, semidioses con grandes poderes mágicos, y sus eternos enemigos, los patryn, también seres muy poderosos y mágicos. Mientras los sartán tratan con su magia de ayudar a los seres inferiores que dependen de ellos, los patryn son egoístas y ambiciosos y solo piensan en ellos mismos. Para evitar que los patryn se alcen con el poder y conquisten ese mundo, los sartán toman una drástica decisión: destruir ellos mismos el mundo tal como lo conocen y crear otro, dividido en los cuatro elementos, donde volver a empezar. Además encierran a los patryn en el Laberinto, una prisión concebida como un correccional donde pretenden reeducarlos. Pero las cosas no salen como tenían previstas.
Mucho tiempo más tarde, el mundo creado por los sartán agoniza. Los sartán no están por ninguna parte, de hecho, para muchos de los habitantes son meras leyenda. Y los patryn han sido olvidados en el Laberinto. Durante siglos, han luchado para sobrevivir dentro de esta prisión, que en algún momento, dejó de ser el correccional previsto por los sartán para convertirse en un lugar letal para ellos. Generaciones y generaciones de patryn han muerto en el Laberinto tratando de llegar a la Última puerta para escapar de él. Y, cuando el primero de ellos logra escapar, lo único que quiere es, liberar a sus compañeros y vengarse de los sartán por lo que le han hecho a los suyos. Es así, como, en cuanto les es posible, envía al mejor de los suyos, Haplo, atravesando la Puerta de la Muerta, con la misión de explorar los cuatro mundos, averiguar cómo están las cosas, qué ha sido de los sartán y en busca de aliados para hacerse con el control.

A grandes rasgos, es así como empieza esta serie. En cada uno de los cuatro primeros libros, Haplo, explora cada mundo, conoce a diversos personajes y se van resolviendo algunas cuestiones mientras aparecen otras más intrigantes. En los tres últimos, todo empieza a confluir y a concretarse. Lo único que tengo que decir, es que para mí, estos siete libros, han sido un viaje apasionante. 

4 de junio de 2013

Alfombra de trapillo II

Sigo experimentando con el trapillo. Hace un tiempo os enseñé el intento de alfombra que hice. Aunque para la foto salió estirada y lisa, en cuando la dejé en el suelo y empecé a usarla se fue curvando por los bordes, convirtiéndose en algo potencialmente peligroso, sobre todo para mí que soy propensa a los tropiezos. Así que tocó deshacerla y volverla a hacer. Y me ha servido para aprender un par de cosas que, aunque ahora me parecen muy lógicas, hace poco yo no sabía.
  • Cuando se te acaba la madeja, es imposible unirla con otra  haciendo un nudo, por muy disimulado que lo hagas tendrá el tamaño de un garbanzo. La solución: coserlo!! Con el color más parecido y cosiendo con cuidado apenas se nota. Si se cambia de color, mejor hacerlo en una esquina. 
  • Como el material es muy grueso, para ahorrar, si se está ganchillando, se puede meter la aguja solo por el lado de atrás del punto, en vez de por los dos. 
  • Una forma para que salgan bien las esquinas en una alfombra rectangular, puede ser esta, que sirve tanto para trapillo como para cualquier otro material.  
             1. Se ganchilla hasta el último punto de la vuelta.


             2. Sobre ese último punto, se aumenta dos puntos de cadeneta y se vuelve a tejer el siguiente punto en el mismo punto que el anterior.


            3. Lista!! Continuamos con normalidad hasta la siguiente esquina.


Con estos pasos que aprendí, pude terminar la nueva alfombra. La verdad me parece un poco sosa en cuanto a la combinación de colores, y es que no tenía mucho donde elegir en ese momento, pero lo importante de verdad es que ahora si se queda plana en el suelo y ya no hay riesgos de tropezones... al menos a causa de la alfombra...



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...