30 de diciembre de 2013

En diciembre... Más cuadros en punto de cruz

Este diciembre no voy a poder hacer una entrada resumiendo las labores que hecho este mes porque la cruda realidad es que no he hecho nada. Mejor dicho no he hecho nada con los foros que normalmente participo. Por mi cuenta, algo he hecho. Muy poquito, pero resultón. Je, je, en breve os lo enseñaré por supuesto.
Así que me he ido al baúl de los recuerdos para enseñaros algunos de los trabajos que hice hace algunos años y todavía no había sacado.
  • Este primero quedó un poco deslucido al haber reutilizado los colores que tenía por casa. No los elegí muy acertadamente y los contrastes no se ven bien y de cerca cuesta un poco imaginarse qué representa el cuadro. De lejos se aprecia un poco mejor: es una fachada. 
  • Este otro cuadro, en realidad eran dos distintos, pero como eran de la misma medida y tenían prácticamente los mismos colores los hice los dos a la vez. 
Así, recordando viejos trabajos, acabo este año. Espero veros por aquí a todas y todos el año próximo para poder seguir disfrutando juntos de esto que nos gusta. Y no me voy a ir sin despedirme sin desearos un
 ¡¡Feliz Año Nuevo!!

20 de diciembre de 2013

Tutorial: flor de fieltro con pétalos

Hoy os traigo otro tutorial para hacer una flor con fieltro, ya sea solo, o combinándolo con otro material y como siempre muy sencillo de hacer. Allá vamos!!
1. Vamos a necesitar dos tamaños de pétalos, uno mas grande y otro más pequeño. Con el material que elijamos fieltro o tela, necesitamos 5 pétalos grandes y 5 pequeños en diferentes colores.
2. Doblamos los pétalos como en la foto y con aguja e hilo los vamos uniendo.
3. Después de esto, solo hace falta tirar de los dos extremos del hilo, para que el fieltro se vaya frunciendo y tomando forma de flor. Luego, atamos los dos extremos del hilo para fijar la forma.
4. El último paso es adornar ese agujero central como queramos, por ejemplo un botón. Y ya está!!
En este tipo de flores a mí me parece mejor el resultado cuando usamos fieltro combinado con algún tipo de tela, porque al doblarlo sobre sí mismo si es solo fieltro queda algo abultado. Como siempre todo depende del efecto que queramos darle.
Este es otro ejemplo de otra flor que hice algún tiempo donde si usé tela y como veis queda algo más planita.

17 de diciembre de 2013

Pequeños cuadros en punto de cruz

Últimamente estoy muy vaga, os lo he confesado ya un par de veces, y me cuesta mucho empezar nuevos proyectos. Así que tengo un poco abandonado el punto de cruz, sobre todo porque se me van los ojos y aquellos proyectos que me embarqué tienen considerables dimensiones y solo es verlos y me entran sudores, je, je. Lo poco que hago hoy son trabajos pequeñitos que puedo ver el resultado con pocas horas de trabajo. 
Así que cuando he encontrado estos esquemas he pensando en compartirlos dado que son detalles que podría hacer en mi estado de ánimo actual. Son pequeños cuadros y motivos muy bonitos, a los que no le faltan detalle, que con un poco de tiempo se pueden tener terminados. 

14 de diciembre de 2013

Sandra Hill

¿Hasta que punto te influye la portada de un libro a la hora de leerlo? El dicho dice que no juzgues el libro por su cubierta, pero es que a veces… es difícil no hacerlo y presuponer qué te vas a encontrar de forma negativa y a causa de esto puedes dejar de leer una buena historia.
Yo no soy una experta y solo me puedo guiar por mi gusto personal, pero a la hora de escoger un libro, hay una serie de cuestiones que cuentan para decidir si me lo llevo o no: título, reseña, portada y precio. Aunque la reseña suele ser lo más importante, lo otro también cuenta.
En cuanto a las portadas hay algunas que no te dicen nada, otras que juegan al despiste, otras que se relacionan con la temática del libro y otras que lo hacen de una forma demasiado explícita… y que, por lo menos a mí, me hacen reticente a la hora de empezarlo. Por ejemplo, me pasa con algunas portadas de novela romántica y eso que a mi me gusta ese género, o con algunas otras que son demasiado sanguinolientas o las que directamente dan grima.
Eso es lo que me ha pasado con esta serie de Sandra Hill. Había visto hablar de ella y de sus novelas históricas románticas de vikingos muy bien, así que conseguí algunos libros, pero en cuanto vi la portada, se me quitaron las ganas. De hecho, los libros han estado por el medio durante al menos dos años, hasta que me atreví a empezar uno de ellos, por pura fuerza de voluntad de acabar los libros más antiguos que tenía sin leer.
Cierto es, como dije al principio, que las apariencias engañan y la lectura fue mucho más agradable de lo que presupuse, pero, y esto ya no tiene nada que ver con la portada, no me acabó de enganchar. A pesar de que está narrado con mucho humor y los personajes tanto femenino como masculino tienen mucho carácter y no son nada dóciles, llega un punto hacia la mitad del libro, que parece que las discusiones y reconciliaciones entre ellos es lo único que pasa. La verdad es que solo me leí dos de los libros, y he decidido dejar esta serie aparcada en busca de nuevos pastos.
De todas maneras, considero muy importante el hecho de que este libro haya conseguido arrancarme varias sonrisas y es un factor positivo para que lo recomiende desde aquí, porque si os gustan las historias de amor entre caracteres vikingos apasionados, con constantes y divertidos enfrentamientos entre ellos, y que al final venza el amor, estos son vuestros libros. Os dejo las reseñas ¡¡¡ y las portadas!!! para que juzguéis vosotros mismos.
Sandra Hill: Serie Vikingos I

Libro II: El vikingo fugitivo
Él pensaba que la mujer era un extraño ángel enviado del cielo para salvarlo de un pasado atormentado...
Ella, que el magnífico guerrero vikingo era la respuesta a sus sueños... Ambos estaban equivocados.
Alta y deslumbrante como las Valkirias de las leyendas, la Doctora Rain Jordan siempre ha estado orgullosa de la sangre vikinga de sus ancestros, a pesar de la naturaleza violenta que estos siempre demostraron a lo largo de la historia. Ahora, un extraño accidente la ha transportado en el tiempo y se encuentra en medio de una cruenta batalla en el s. X salvando al bárbaro que siempre ha irrumpido en sus sueños, Selik, un apuesto guerrero que la tomará como cautiva. Y en medio de una cruel época marcada por las guerras, ambos descubrirán que pueden caer irremediablemente enamorados el uno del otro.

Libro III: La dama deshonrada
Lady Eadyth era una exitosa apicultora de la Edad Media... con un hijo ilegítimo.
Eirik de Ravenshire era un odioso patán. Sin lugar a dudas, eran la pareja perfecta.
Conocida como la Joya Plateada de Northumbria —por el exquisito e inigualable color de su cabello— la joven y testaruda Lady Eadyth sucumbió a los encantos de Steven de Gravely, que la sedujo, poseyó y abandonó en un tiempo récord. Lo único bueno que le quedó a Eadyth de esa horrible experiencia fue su hijo John y unas inmensas ganas de salir adelante para que a éste no le faltara de nada. Ahora, Eadyth es una próspera apicultora, pero Steven ha vuelto a su vida amenazando con separarla de su hijo.
La única solución que ve a su problema es encontrar a un hombre con el cabello oscuro y los mismos ojos azules que el bastardo de Steven, casarse con él y que éste reclame al niño como suyo, y lo acaba de encontrar en el apuesto y rudo Eirik de Ravenshire.
Lo que menos necesita Eirik es una esposa, pero en cuanto se entera de que el niño es el hijo de su más odiado enemigo acepta. Los protegerá a ambos... pero lo que no se puede imaginar es que acaba de dejar sin defensas a su corazón y que muy pronto sucumbirá a la dulce picadura del amor.

10 de diciembre de 2013

Plastic Canvas

Nunca había probado a hacer nada en este tipo de material, el plastic canvas, pero con las reformas de este pasado verano encontré un kit que me habían regalado la última vez que compré hilos y me animé a probar.
Seguro que lo conocéis, el canvas tiene un aspecto muy similar a la tela aida de punto de cruz, con los agujeritos para la aguja, pero es de plástico y, por lo tanto, más rígida. Queda muy bien para hacer trabajos en 3D, como cajitas, llaveros y muchas otras creaciones (yo vi en una revista unos faros bordados en 3D con canvas que eran preciosos)
En mi caso, no es nada tan increíble. El kit era para hacer un portatarjetas, así que excepto por no estar acostumbrada a trabajar con una base más rígida de lo habitual no hubo mayor complicación.
Primero cosí los dos lados:
Y luego solo hubo que doblarlo y coser los laterales con hilo plástico transparente. Quedó así:

6 de diciembre de 2013

Rosquillas

¿Os apetece una rosquilla?
Hacía años que no hacía rosquillas porque me lleva mucho tiempo y es un postre algo pesado, pero como nuestro horno decidió que no quería funcionar y el tiempo era algo fresquito se me ocurrió hacerlas de nuevo. En realidad, es muy fácil prepararlas.
Ingredientes:
  • 3 huevos
  • 200 gr de azúcar
  • 3/4 de vaso de leche
  • 1 sobre levadura Royal
  • una pizca de sal
  • 100 gr mantequilla 
  • esencia de anís
  • ralladura de limón
  • harina
Yo lo hago así: mezclo los huevos batidos, la mantequilla derretida, una cucharadita de café de esencia de anís, la leche, el azúcar, la ralladura del limón. Remuevo hasta que esté todo bien mezclado y voy añadiendo la levadura y la harina necesaria para poco a poco esa mezcla líquida se convierta en una masa. Cuando ya se empieza a despegar del cuenco donde hacemos la mezcla, lo vertemos en la encimera y seguimos mezclando y añadiendo harina hasta que se despegue de las manos.
Luego viene la parte más laboriosa,hay que ir cortando trocitos de masa para hacer las rosquillas. Puedes hacer churritos y unir los bordes o hacer una bola, hacer un agujero en el centro y estirar hasta que quede con forma de rosquilla.
Las voy dejando en una bandeja enharinada.
Cuando ya están, en una sartén grande con abundante aceite, tiene que cubrir la masa de las rosquillas, vamos friendo hasta que estén doraditas por los dos lados. Para que absorba el aceite sobrante podemos poner en el fondo de la bandeja papel de cocina.
Al terminar podemos adornar con azúcar glass. Si no tienes azúcar glass no lo intentes con azúcar normal, te lo digo por experiencia, acaba en el fondo de la bandeja no se queda en la rosquilla.
¿Y cuántas rosquillas salen? Pues unas poquitas... 4 o 5 docenas, depende del tamaño que les deis. Si no vais a comerlas todas, se pueden congelar sin ningún problema.

4 de diciembre de 2013

Premio!!

The versatile blogger

Menuda sorpresa esta mañana cuando encendí el ordenador y revisé el correo. Estoy encantada, Chari, de Chariblog, me acaba de conceder este premio. 
Es el segundo que me conceden con una distancia de pocos días y estoy muy contenta. Esto siempre da una alegría!! 
Para este premio tendría que contaros 15 cosas sobre mí, pero realmente mi vida no da para tanto y ya os he contado de todo... no sabría que más contaros... bueno sí, puedo contaros mis penas, pero sería muy aburrido... casi mejor que no, ¿¿no os parece??. je, je. 
Así que os remito a la entrada anterior, donde os conté un poquito más de mí y de cómo empezó este blog. 
Muchas gracias Chari por acordarte de mí!! Y si no conocéis su blog pasaros por allí para ver todos sus trabajos.

3 de diciembre de 2013

Dama en punto de cruz

Entre unas cosas y otras, se me había olvidado que no terminé de enseñaros algunos de los cuadros que hice en el pasado. Este es uno de ellos.
Confieso que lo elegí porque tenía pocos colores. Por aquel entonces, apenas tenía hilos en casa y cada cuadro que empezaba tenía que comprarlos todos y era un gasto que no siempre me podía permitir. Hoy por hoy, que los hilos se pueden conseguir por Internet más económicos, sigo haciendo lo mismo cada vez que empiezo una labor nueva, trato de usar primero los que tengo en casa, aunque no sean exactamente los que marca el trabajo y solo después compro los que haga falta.
Al final, este fue el resultado.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...