29 de abril de 2014

Cuadro en punto de cruz

Si me preguntáis cuándo fue la última vez que hice algo en punto de cruz, tendría que ponerme a pensar seriamente, porque ya hace mucho tiempo que no pongo mis manos en el trabajo que tengo pendiente. Tengo algunos proyectos más en mente, pero el problema es que mi mente va mucho más rápido que mis manos. En fin, espero que para verano pueda desocuparme un poco más y como los días son más largos, la luz me anime a ponerme a ello.
Mientras tanto, he estado buceando entre todos los cuadros que he ido encontrando y guardando a través de Internet y este me ha llamado la atención. Tiene un toque veraniego y vacacional, y aunque todavía faltan unos meses para llegar a esa época me ha parecido adecuado compartirlo hoy con vosotros. Espero que os guste.

26 de abril de 2014

Andrew Davidson

Con ese título, La gárgola, lo tenía arrinconado en una carpeta con otros libros de romántica paranormal para el día que me apeteciese leer sobre amores entre seres fantásticos. Esa fue mi primera sorpresa: encontrarme un libro que no era para nada lo que esperaba. La segunda sorpresa fue darme cuenta de que es uno de los libros que más me ha gustado de los últimos tiempos.
Al principio me dio la impresión de que para cada uno de los protagonistas la historia que se cuenta es distinta. Para el protagonista masculino, de quien nunca sabemos el nombre, la historia comienza cuando tiene un accidente de coche. Este hombre que había usado su belleza y atractivo como forma de vida, despierta después del accidente convertido en un monstruo, el accidente le ha provocado grandes quemaduras y lesiones que destruyen su forma de vida y sus esperanzas de futuro. Cuando comprueba que no se muere por las heridas, su última meta en la vida es conseguir suficiente morfina para no sentir dolor y encontrar el modo de poder acabar con su vida lo más pronto posible.
Para Marianne Engel, su historia comienza en la Edad Media, cuando siendo una religiosa conoce un mercenario herido, también con quemaduras graves, y renuncia a la vida que conoce, por el amor que siente por él. Al menos, eso es lo que le dice al hombre cuando lo conoce. Para él, al principio, ella simplemente es una enferma de psiquiatría pero poco a poco se encuentra esperando los momentos donde ella lo visita para contarle su historia. 
Me encantó dejarme llevar por el autor, sin saber donde me iba a llevar la narración. Si Marianne realmente era una loca esquizofrénica o si estaba diciendo la verdad, si el hombre iba a encontrar realmente razones para vivir o no, y qué iba a pasar entre ellos.
A pesar de todo lo me ha gustado, no es un libro agradable. La historia empieza con la narración del accidente y cómo se quema. Ofrece muchos detalles de ese momento y de la posterior recuperación en la unidad de quemados y es duro de leer. Sin embargo, en mi caso, mereció la pena. 
Andrew Davidson: La gárgola
Una noche, mientras conduce por una carretera oscura, un hombre atractivo y exitoso pierde el control del coche al divisar una multitud de flechas que se acercan hacia él. Despierta en el hospital, con graves quemaduras en todo el cuerpo. Ahora es un monstruo; su vida parece haber terminado.
Todo cambia cuando una inquietante paciente de psiquiatría comienza a visitarle. Su nombre es Marianne Engel y asegura ser una escultora de gárgolas que lo conoció en el año 1300, cuando él era un mercenario y ella una monja amanuense recluida en un monasterio. Durante días le relatará cómo se amaron en la Edad Media y, como si de Scheherazade se tratara, le contará cuatro historias de amor absoluto que le harán volver a la vida. ¿Está loca Marianne o es cierto que tiene más de setecientos años y que su amor pervive en el tiempo y aún tiene algo por desvelarles?
La Gárgola es un viaje literario radicalmente diferente a cualquier otra cosa que hayas leído antes, una proeza de la imaginación que rinde tributo al amor verdadero, el único capaz de sanar, cambiar una vida y sobrevivir a la muerte. Convertida ya en un fenómeno internacional, ésta es una novela sorprendente con sabor a gran clásico, una historia que deslumbra y que te hará creer en la fuerza de lo imposible.

22 de abril de 2014

Monedero con boquilla

Me encantan los monederos con boquilla metálica. Así que estoy de suerte porque últimamente parece que están de moda. Gracias a eso en los chinos se pueden encontrar gran variedad de boquillas para poder practicar.
Conseguí una hace unos meses pero todavía no me había atrevido a intentarlo. Quería hacerla de lana y a ganchillo pero no hubo forma. Por suerte para mí, encontré este tutorial donde lo hacía con tela y lo explicaba tan bien que me lancé de cabeza a probar.
Siguiendo sus explicaciones, hice el molde para luego cortar las telas. Tela bonita para fuera y forro con guata para dentro. Una vez cosidas y dadas la vuelta, quedaron así:
Al doblar por la mitad, ya veis como queda la forma del monedero. En el tutorial explica cómo coser los laterales y cómo hacer la base.
Para terminar hay que coser la tela a la boquilla. Para mí fue bastante laborioso y no quedó muy fino, pero seguro que no se cae!! Sinceramente, no le veo mucho futuro como monedero porque es poco práctico, es demasiado hondo con lo que para encontrar las monedas casi tengo que bucear en las profundidades. Probablemente lo deshaga e intente alguna otra cosa. También me he comprado otra boquilla para intentarlo de nuevo. Ya os contaré!!

18 de abril de 2014

Sobre de tela y fieltro

Soy un desastre!! El otro día iba con prisa y al coger unos documentos que tenía guardados en un sobre, lo rasgué de arriba a abajo y quedó inservible. Son papeles que necesito con cierta asiduidad así que me fastidió bastante sobre todo porque no tenía ningún otro sobre de ese tamaño por casa.
Se ocurrió hacerlo con materiales más resistentes que tenía en casa: tela y fieltro. Opté por la versión más rápida: hice la plantilla de un sobre básico en papel y lo trasladé al fieltro y a la tela. Cosí por el revés, le dí la vuelta, y a mano, porque el resultado era demasiado grueso para volver a pasarlo por la máquina, terminé de coser los laterales con puntada decorativa. Quedó así:
En realidad, al principio tenía pensado poner el fieltro por fuera y la tela por dentro, pero mientras lo estaba montando comprobé que al revés quedaba mucho mejor. ¡Ahora ya no se romperá con tanta facilidad!

15 de abril de 2014

En abril...

Lo reconozco: no sabía en qué me metía cuando me anoté a este trabajo con las chicas del foro Bordando Juntos. Es un tapete ENORME pero es que era tan bonito que no pude decir que no...
Había hecho algunos trabajos anteriormente en hardanger pero nunca uno tan grande y se nota. De todas maneras ahora que vuelve a haber algunos días luminosos le estoy dando pequeños avances y parece que ya va tomando forma!!
Yo creo que en unos cinco años lo puedo acabar, je, je, ya sabéis... sin prisas!!

12 de abril de 2014

Charlaine Harris

Me apetecía algo ligerito para leer y pensé que una de vampiros me vendría bien, además tengo algo abandonado ese género. Y de esta forma, me reencontré con una vieja conocida (literariamente hablando, claro): Sookie Stackhouse.
Seguramente este nombre os suene, puede que hayáis leído alguno de las novelas o que vieseis algún capítulo de la serie True Blood, que se basa precisamente en estos libros.
Conocí los libros antes que la serie y, desde el principio, me parecieron entretenidos. Cuando empezaron a emitir True Blood también la vi, cierto que no respeta exactamente lo que pasa en las novelas, pero a mi entender también crea una buena historia aunque a veces un poco sangrienta.
Sin embargo, como a veces ocurre con sagas que tienen tantos libros o series con varias temporadas, fui perdiendo interés en el argumento y los dejé de lado. Volver con los libros ha sido interesante, he vuelto a reencontrarme con personajes ya conocidos y he visto como la autora los llevaba hasta su final, porque yo lo sabía cuando decidí continuar con esta serie pero estaba leyendo los últimos de la saga. Ella misma decía  al iniciar el último que suponía que no todos iban a estar de acuerdo con el final que iba a darle, así que ella iba a hacerlo tal como lo pensó desde el principio. Yo me he quedado conforme, pero hay un montón de otros seguidores que no... 
En fin, os dejo las reseñas de alguno de los primeros libros por si nunca los habéis leído y os puede tentar.
En la imagen que acompaña podéis ver los trece libros de la serie en su orden de lectura. 

Serie vampiros sureños / Sookie Stackhouse

Libro 1: Muerto hasta el anochecer 
Sookie Stackhouse es una camarera con un inusitado poder para leer la mente. Su don es el origen de sus problemas. Siempre acaba sabiendo más de lo que le gustaría de la gente que le rodea, de todos menos de Bill Compton, porque su mente, la de un vampiro que trata de reinsertarse en la sociedad, es absolutamente impenetrable. Cuando sus vidas se cruzan descubrirá que para ella ya no hay vuelta atrás. La aparición de un asesino en serie es la prueba definitiva para su confianza… porque ni siquiera ella sabe si Bill es su protector, o si se convertirá en su fatal asesino.

Libro 2: Vivir y morir en Dallas 
Sookie Stackhouse está pasando una mala racha: su compañero de trabajo ha sido asesinado y ella es atacada por una criatura sobrenatural, pero afortunadamente los vampiros le salvan la vida. Cuando le piden que busque a uno de ellos que ha desaparecido en Dallas, Sookie no lo duda ni un momento. Eso sí, pone una condición: ningún humano debe ser dañado. Pero eso es muy fácil difícil.Esta serie, transgresora en su planteamiento, rompe con la imagen tradicional de los vampiros y ofrece una nueva y fresca visión de los mismos. Una casi imposible mezcla de vampiros, misterio, intriga y humor se convierta en una obra deliciosamente imprescindible.

Libro 3: El club de los muertos 
Solo hay un vampiro con el que Sookie Stackhouse se relaciona, y ese es Bill. Pero desde hace algún tiempo está algo distante: tanto como que se ha ido a otro estado. Eric, su siniestro y atractivo jefe, cree saber dónde encontrarle. Sin pararse a pensarlo, Sookie pone rumbo a la ciudad de Jackson, Misisipi. Allí encontrará el Club de los Muertos, lugar de encuentro un tanto peligroso en el que la elitista sociedad vampírica acude a pasar el rato y engullir un poco de sangre del tipo O. Cuando Sookie sorprenda a Bill en un acto de indisimulable traición, ya no estará segura de si querrá salvarle... o sacar punta a unas cuantas estacas.

8 de abril de 2014

Nueva funda para el libro electrónico

Hace ya algo más de un año que tengo mi libro electrónico y estoy muy contenta con él. Cuando lo compré me dio la impresión de que era muy frágil y lo primero que pensé fue en comprarle una funda. O hacerla yo misma. Encontré unos tutoriales muy ingeniosos y me lancé a hacerla con lo que tenía en casa.
Salió bastante bien y la he usado todo este tiempo, pero hace unos meses que empecé a notar que las gomas perdían elasticidad y que era momento de pensar en cambiarla.
Así que me lancé a buscar inspiración por internet por si podía mejorarla, pero al final volví a repetir la misma técnica porque es la que más confianza me daba.
Usé un libro viejo de tapas duras, sobre un cartón duro coloqué las gomas que sujetan el libro (espero que esta vez sean de mejor calidad y duren más tiempo) y lo pegué a la tapa.
Donde me intenté esmerar un poco más fue en crear una tapa personalizada y bonita. Y así quedó la mía, sobre una base de fieltro negro, pegué o cosí los otros trozos de fieltro y los botones. La verdad es que me encanta el resultado. 
Ojalá pudiera decir que se me ocurrió a mí solita, pero esta es solo mi versión. Este es el diseño en el que me basé. En la leyenda de la imagen, os dejo el enlace de la tienda de esta artista para que podáis ver más de sus obras.
 ANOUDESIGn

4 de abril de 2014

Mi monstruo de las galletas particular

De los cuatro ovillos compré a principios de invierno, todavía me quedaba un poquito de lana. Era demasiado poco para poder empezar un nuevo proyecto y demasiado para que pudiera tirarlo a la basura sin remordimientos.
Me acordé del tutorial que seguí para hacer mi gorro de lana y cómo explicaba los pasos para hacerle un pompón. Como no me gustaba tener esa bola en mi cabeza, ese paso me lo salté, pero me animé a hacerlo ahora con este sobrante de lana.
Este fue el resultado: un pompón bien apretadito.
Lo que pasó a continuación fue casualidad. Recordé que en algún momento había visto un patito hecho a partir de otro pompón. Y de repente, llegó la inspiración. Con ese color azul y peludito, me acordé de Triki, el monstruo de las galletas. Y me dije, ¿por qué no? Con un poco de fieltro y pegamento, no me digáis que no se parece...


1 de abril de 2014

Cocinar en el microondas: bizcocho básico

¿Sabíais que se puede cocinar en el microondas? Yo no tenía ni idea. En realidad, el micro en casa se usaba para calentar la leche, agua para una infusión, recalentar la comida y últimamente para descongelar el pan. Nada más.
Hace un tiempo hablando con una amiga, me comentaba que le sorprendía el uso que parecía ser el habitual entre sus conocidos del micro. Según ella lo usábamos como "calientaleches" y poco más. Sin embargo, para ella era habitual usarlo y le sacaba mucho partido porque, sobre todo, me explicó, había unas bolsitas especiales en el mercado donde ponía la comida con los aderezos y luego lo metía en el micro los minutos necesarios y ya tenía la comida lista y sin manchar nada.
Después de que me contara todo esto, empecé a buscar información y recetas para poder probar. Reconozco que ahora, unos meses más tarde, he comprobado que tenía toda la razón y se le puede sacar mucho partido sobre todo porque se ahorra mucho tiempo. Cierto que todavía no lo uso demasiado porque requiere materiales específicos como recipientes de cristal, plástico o silicona y no tengo demasiados pero todo se andará.
De momento, el primer bizcocho!! Luego ya buscaré recetas más sanas...

Bizcocho básico
 Ingredientes:
1 yogur natural
3 huevos
3 medidas de yogur de harina
2 medidas de yogur de azúcar
1 medida de yogur de aceite de girasol
1 sobre de levadura en polvo
ralladura de limón
Se baten todos ingredientes juntos con la batidora y en un molde alto apto para micro se unta de mantequilla y harina para luego verter la mezcla. (La masa sube mucho y muy rápido así que no llenéis demasiado el molde)
Se hornea unos 6 minutos a máxima potencia (en mi caso 800w). Para saber si está hecho se puede pinchar con un palillo si sale limpio ya está, si no, damos un poco más de tiempo. Cuando ya esté se deja reposar en el microondas unos minutos más y listo!!
Esta es la receta básica. A partir de ellas se puede hacer muchas modificaciones, por ejemplo en vez de ralladura de limón ponerle vainilla, mezclarle cacao a la masa, hacerle una cobertura al bizcocho resultante… Lo que no cambia es que en 6 minutos aproximadamente lo tenemos terminado. Eso sí, hay de dejarlo enfriar antes de hincarle el diente!!
Ahora lo digo muy convencida pero por si acaso antes de meter toda la masa en el micro, hicimos una prueba y en una taza pusimos un poco de la masa con fideos de chocolate en el fondo y nos salió un mini bizcocho individual muy rico.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...